23/10/2017 Dolores Sánchez

 

Manteniu-vos en el meu AMOR

Profunda invitació de recolliment, d’harmonia i d’obertura. No ens convida a romandre en alguna cosa exterior. No diu:  manteniu-vos en aquesta idea, en aquest concepte … sinó manteniu-vos en el meu amor que està en el més profund de vosaltres mateixos, que us envolta i us transforma. I és com dir-nos: manteniu-vos en silenci, atents a aquest do permanent.

Per això, no es tracta d’un silenci per uns moments, per uns dies sinó d’un silenci que ha d’abastar tota la vida. Viure atents a aquest amor, abraçar-lo, acollir-lo i donar-lo.

Manteniu-vos en el seu amor que és inefable i desborda tota ideologia, tot raonament. És romandre en el que és fora mida, en el que desborda sempre, en el que sempre, de manera gratuïta, se’ns dóna.

“Estigueu en el meu amor”, manteniu-vos en el silenci. Jesús repeteix freqüentment aquesta expressió. És una manera de dir: manteniu-vos oberts, acollidors, sempre receptius, sempre presents.

L’amor no es pot classificar, tampoc s’ha de classificar el silenci. Aquest silenci és la vida. La mesura de l’amor és el malbaratament. Aquesta és també la mesura del silenci.

L’amor no es perd quan es dóna, augmenta i aprofundeix les seves arrels en el propi ser. “Estigueu en el meu amor”, manteniu-vos en el misteri del silenci.

Fray José Fernández Moratiel

Dolores Sánchez

senefa

Permaneced en mi AMOR

Profunda invitación de recogimiento, de armonía y de apertura. No nos invita a permanecer en algo exterior. No dice: permaneced en esta idea, en este concepto… sino permaneced en mi amor que está en lo más profundo de vosotros mismos, que os envuelve y os transforma. Y es como decirnos: permaneced en silencio, atentos a ese don permanente.

Por eso, no se trata de un silencio para unos momentos, para unos días sino de un silencio que debe abarcar toda la vida. Vivir atentos a ese amor, abrazarlo, acogerlo y darlo.

Permaneced en su amor que es inefable y rebosa toda ideología, todo razonamiento. Es permanecer en lo que es indecible, en lo que rebosa siempre, en lo que siempre, de manera gratuita, se nos da.

“Permaneced en mi amor”, permaneced en el silencio. Jesús repite frecuentemente esta expresión. Es un modo de decir: permaneced abiertos, acogedores, siempre receptivos, siempre presentes.

El amor no se puede clasificar, tampoco se debe clasificar el silencio. Este silencio es la vida. La medida del amor es el derroche. Esa es también la medida del silencio.

El amor no se pierde cuando se da, se acrecienta y ahonda sus raíces en el propio ser. “Permaneced en mi amor”, permaneced en el misterio del silencio.

Fray José Fernández Moratiel

Dolores Sánchez

fleco

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Octubre 2017, Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s